Publicado: 7 de Septiembre de 2018

Otra de las actuaciones frecuentes en el ámbito de trabajos de RE son las consolidaciones de estribos en puentes carreteros. En esta ocasión nos desplazamos a Zaragoza donde una estructura monovano, con estribos de sillería, se había deformado en sus estribos mediante el giro de sus elementos de sujeción, poniendo en estado inestable los muros de confinamiento. En esta ocasión se procedió en primer lugar al saneado de las grietas existentes y a la perforación de doce taladros horizontales y pasantes de casi 8 metros de longitud al objeto de conformar dos “cinturones” metálicos, en cada uno de los estribos. Procedimos a realizar el tesado, hasta carga activa de 70KN, de las barras tipo gewi, con vainas inyectadas en lechada de a/c<0,5, mediante gatos hidráulicos y central electrónica ENERPAC. La maniobra se realizó con secuencias iterativas y en tramos de 10KN por ciclo, finalizando con un último ciclo de verificación de tesado.

Una vez estabilizados los estribos, se procedió a sellar las grietas preexistentes con posterior inyección de lechada “tunnelling” en el intradós del estribo hasta su colmatación completa, finalizando con la colocación de juntas de dilatación en la parte superior del tablero, las cuales no disponía.

 Con esta actuación se le ha inferido al puente de un sistema de confinamiento en dos cotas diferentes que le permitirá soportar los esfuerzos de empuje que desde el interior de los trapecios de los estribos pueda recibir. Igualmente se le ha confinado en su interior para evitar lavados y empujes de las aguas de lluvia, finalizando por dotarles de unas juntas de transición de los trenes de carga desde el tablero al firme. Transiciones de las que no disponía originalmente la estructura.