Publicado: 22 de Agosto de 2018

Realizamos refuerzos estructurales con mucha frecuencia actuando sobre los terrenos en los que se asientan las estructuras, consolidando terrenos afectados por escorrentías subterráneas y que en numerosos casos provocan asentamientos del terreno e incluso lavados de los mismos. 

En este caso Restauración Estructural S.L. participó en la primera diagnosis, que consistió en analizar los asentamientos diferidos provocados en la estructura de un edificio en Villaverde (Madrid), y en base al resultado obtenido diseñamos un plan de ensayos geotécnicos que mostraron la gran evidencia: el edificio se apoyaba parcialmente en unos estratos de suelo no consistente. 

En base a ello y determinando el intervalo de cotas donde se debía actuar, compartimentamos los trabajos en función de la magnitud de las deformaciones encontradas; la continuidad de la funcionalidad del edificio que permaneció siempre abierto durante las actuaciones; y la estratigrafía del suelo a consolidar.

Aquí es cuando empezaron a sucederse taladros en profundidad, inyecciones secuenciales de lechadas de cimentación constituidas por cementos, aditivos especiales, con estrictas relaciones a/c, efectuadas entre el intervalo de cotas del inicio del Suelo Consistente y las caras inferiores de las zapatas de cimentación originales y control láser de deformaciones durante las actuaciones, que permitieron consolidar desde subzonas de encachados que quedaron transformadas en nuevos elementos de cimentación hasta la propia estabilización de los suelos no consistentes.

Un trabajo realizado por profesionales cualificados, lo que dio lugar al mejor resultado.