Publicado: 14 de Noviembre de 2018

La necesidad de conocer con datos reales y medidas instrumentadas que permitan tomar decisiones con datos consistentes son las bases que hemos requerido para realizar perforaciones de un muro de sótano con garantías de seguridad estructural y de inundación.

En ocasiones existen estructuras que se encuentran bajo el nivel freático circundante y si bien la estructura sumergida es estanca para alcanzar su funcionalidad, el sifonamiento que provoca el gradiente hidráulico en la estructura da lugar a la aparición de vías de agua en la zona de empotramiento de los muros perimetrales (muros pantalla o pantalla de pilotes secantes) que hacen imposible atacar las juntas empotradas con los Sistemas tradicionales de impermeabilización por inyección, accediendo el agua al interior de la estructura por debajo de las soleras. En estos casos el proyecto de construcción ya contiene los sistemas de evacuación reglamentarios que permiten expulsar el sumatorio de vías que acceden al interior de la estructura desde la profundidad de la solera, pero en algunas ocasiones el usuario requiere atacar dichas vías con técnicas que permitan reducir dichos caudales en la medida de lo posible.

En estas ocasiones cada caso tiene sus específicas soluciones y éstas deberán enfrentarse a la posibilidad técnica de acometerla al igual de evaluar su impacto económico ante una actuación si garantías de éxito rotundo. En el caso que nos trae este mes se ha querido evaluar la posibilidad de atacar las juntas empotradas por el trasdós del muro y para ello procedimos a instrumentar las acciones mediante las magnitudes de presión y caudal de tal modo que han hecho posible la visualización de los huecos exteriores mediante cámara de video sumergible con rotación de cabezal 360º, permitiendo conocer y valorar el espacio por el exterior del muro y la cuantificación de rellenos por inyección de mezclas de microhormigón en ambiente submarino.