Publicado: 8 de Octubre de 2018

Recientemente hemos logrado estabilizar una estructura que se veía sometida a asentamientos en su cimentación, para ello se ejecutaron técnicas de estabilización de suelos acompañadas por un incremento en la rigidez de los elementos estructurales de cimentación tanto en zapatas como en vigas pórticos del forjado sanitario. Una vez consolidada la nueva estructura del edificio se procedió al “cosido” de grietas y fisuras que habían aparecido como consecuencia de los asentamientos estructurales del mismo. Para ello RE ha utilizado la técnica del refuerzo de paños cerámicos mediante aportación de cuantías de acero embebidas en la sección del muro con la utilización de adherentes cementosos e inyecciones de morteros fluidos que confinasen los planos de fractura recomponiendo por tanto el monolitismo de los muros. Finalmente, y una vez dejado pasar un tiempo de asentamiento, donde el edificio recompone sus transferencias de carga, se procedió al enlucido de los paños y su pintado final.

En ocasiones criterios de rapidez en eliminar a la vista fisuras incómodas o “enmascarar” problemas estructurales, invitan a las Propiedades a ejecutar soluciones de “cosido” de paños que realmente no resuelven el problema y resurgen nuevamente con no cierta frustración de los dueños. Ante ello hay que tener la paciencia necesaria como para determinar las causas de dichos movimientos que generan las fisuras, analizar el grado de “vitalidad” de las mismas y entonces actuar sobre las causas que las provocan para finalizar con la recomposición de los paños.