La aparición de las primeras actuaciones de mantenimiento en firmes rígidos de hormigón han conllevado  la realización de consolidaciones bajo la sección de estos pavimentos. 

Comenzamos taladrando el soporte de hormigón e inyectamos en la interfase del firme con la grava-cemento, o soporte equivalente, lechadas en base cemento con  polímeros que fluidifican la inyección hasta confinar de manera exhaustiva dicho plano de interrupción de transmisión de cargas.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted